El masaje prostático

Tradicionalmente, se concebía que los hombres tenían una sola vía mediante la cual podían tener orgasmos, que era a través de la fricción del pene, bien sea mediante relaciones sexuales o la masturbación. A partir del año 1982, gracias a los trabajos de Whipple y Perry, se dio a conocer que, tanto hombres como mujeres, tienen una zona muy erógena denominada Punto G, la cual, en el caso de los hombres, se encuentra ubicada en la próstata, que es una glándula localizada delante del recto y debajo de la vejiga. Por tal razón, existe la posibilidad de que los hombres alcancen orgasmos a través de la estimulación de dicha zona, agregándose así una fuente adicional de orgasmos masculinos: la próstata.

Masaje de PróstataAhora bien, toda vez que el acceso a dicha glándula tiene lugar desde el recto, muchos hombres heterosexuales se muestran recelosos ante la idea de que su pareja les toque el área del ano, por considerar que ello podría poner en tela de juicio su masculinidad. Esa postura tiene tal arraigo en ciertos varones que incluso algunos de avanzada edad tienen consideraciones e incluso se niegan a hacerse chequeos prostáticos por médicos, a pesar de que dichos chequeos son altamente recomendados (por no decir obligatorios) a partir de la edad de 45 años.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, el masaje prostático ha tenido mayor aceptación e incluso ha sido de cierto modo promocionado en la Gran Pantalla, pues en la película Road Trip (2000), se presentó una escena en la que el actor Seann William Scott sintió gran placer cuando una enfermera le realizó dicho masaje con la finalidad de obtener una muestra de semen. Así las cosas, será asunto de cada hombre si decide experimentar o no este tipo de orgasmo.

Aquellos que sí tienen disposición en este sentido pueden preguntarse cómo se hace un masaje prostático? Dicho masaje puede ser realizado por el mismo varón por medio de estimuladores de próstata, los cuales son comercializados en sex shops y están diseñados para garantizar que la experiencia sea lo más cómoda y placentera posible. Empero, también es posible hacer este masaje en pareja y éstas son algunas recomendaciones para ello:

  1.  Pídele a tu pareja que acueste boca arriba, flexionando las piernas y con las plantas de los pies apoyadas en la cama. En este punto, los besos y caricias son esenciales para la relajación, la cual es muy importante en este tipo de masajes.
  2.  Estando frente a él, levanta sus testículos y pene, dejando libre la zona del perineo. Seguidamente, pídele que se relaje y dibuja círculos concéntricos con la yema de los dedos en el sentido de las agujas del reloj y luego al contrario. Puede emplearse un lubricante para el área de los testículos.
  3.  Intercala los movimientos circulares con presión en la forma del perineo, aumentando la fuerza de los movimientos progresivamente. Es importante en este punto decirle a tu pareja que te comunique cómo se está sintiendo con el masaje.
  4.  Seguidamente, dile que le tocarás el ano y, sólo si está de acuerdo, prosigue. Es importante tener las manos bien lavadas así como las uñas cortas para no lastimarle. Asimismo, es recomendable el uso de guantes de látex, tanto por higiene tuya como comodidad de él.
  5.  Alterna caricias en la zona externa al ano con otras contiguas a dicho órgano como es el caso del abdomen, muslos, pene y testículos; procurando mantener y aumentar la excitación de tu pareja, tomando en cuenta para ello los sonidos y reacciones que ésta emite.
  6.  Si tu hombre está notablemente excitado, continúa estos movimientos sin realizar la penetración aún. Si mantiene la erección, empleando un lubricante a base de agua penétrale el ano con uno de tus dedos, de forma lenta y cuidadosa.
  7.  Luego, introduce un poco más el dedo (a unos tres centímetros, aproximadamente) y al curvarlo hacia arriba encontrarás la próstata, la cual mide unos cuatro centímetros. Deberás acariciarla de forma suave, aumentando la intensidad progresivamente y siempre considerando las reacciones y comentarios de tu pareja.
  8.  Continúa con este masaje hasta que él llegue a la sensación más excitante, tomando en cuenta que las primeras veces que intenten este masaje es posible que tu pareja no llegue al orgasmo.